Gruit Ale

En un pasado no muy lejano, la cerveza era elaborada con una gran variedad de ingredientes botánicos. Hierbas, raíces y especias eran utilizados por nuestros antepasados europeos con el fin de dar a sus cervezas sabores distintos, aromas y propiedades. Estos ingredientes herbarios se conocen como Gruit, algunas veces Gruit Ale. Hoy, sin embargo, la cerveza se elabora casi exclusivamente con una sola hierba: el lúpulo.
El lúpulo, por supuesto, es estupendo para la elaboración de cerveza. Tales son sus cualidades que pocas plantas pueden competir con él: amargura, aroma y además es antiséptica, todas las cualidades valoradas en gran medida en una buena cerveza. ¿Esto explica por qué el lúpulo ha sustituido a todas las otras alternativas a base de hierbas? Lo que es interesante sobre la historia de la cerveza es cuando uno se pregunta: ¿Por qué el lúpulo? La razón es el Gruit.