La cerveza en la pirámide nutricional

  • By
  • On 28th abril 2014

La Dieta Mediterránea ha mostrado sus grandes y variados beneficios a través de múltiples estudios clínicos y epidemiológicos, que han llevado a considerarla como un factor protector en múltiples procesos, como las enfermedades cardiovasculares, determinadas neoplasias, algunas enfermedades neurodegenerativas e, incluso, el propio envejecimiento.

Ya en los años 50, un equipo de investigación estadounidense comenzó a utilizar el concepto de Dieta Mediterránea, estableciendo una relación directa entre dieta y salud al constatar que la población que seguía dichos hábitos alimenticios mostraba una incidencia muy baja en determinadas enfermedades.

La Dieta Mediterránea es posiblemente el concepto dietético y nutricional más difundido tanto entre la comunidad científica como entre los consumidores. Por ello, es importante dar a conocer cuáles son las características básicas de esta dieta y para eso, no hay mejor manera que expresarlo gráficamente mediante la Pirámide Alimentaria de la Dieta Mediterránea.

cerveza y nutrición

  • En la base de la misma, podemos ver alimentos ricos en carbohidratos como pan, arroz, cereales integrales y otros granos enteros .En el segundo escalón más importante de la composición de la dieta mediterránea, encontramos las frutas y verduras seguidas del tan bondadoso aceite de oliva que, sin duda, protagoniza la alimentación del Mediterráneo. En el cuarto escalón encontramos los lácteos, el vino tinto y la cerveza (consumo opcional y en personas adultas) que deben consumirse con moderación; aunque todos los alimentos nombrados hasta aquí deben ingerirse a diario en sus proporciones adecuadas. Si bien hay que recordar que el consumo excesivo de alcohol es perjudicial para la salud, el consumo moderado de bebidas fermentadas puede formar parte de una alimentación saludable dentro de la Dieta Mediterránea actual, por las propiedades que les confieren su baja graduación y las materias primas con las que están elaboradas. Por este motivo, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable – principal referencia en materia nutricional de nuestro país- las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava o sidra) de forma opcional y moderada. No hay que olvidar, sin embargo, que los efectos beneficiosos de estas bebidas se observan únicamente cuando el consumo es moderado y responsable por parte de adultos sanos en el marco de una alimentación sana y equilibrada. Si se están tomando fármacos, si se va a conducir o en el caso de las mujeres embarazadas, el consumo de alcohol debe ser nulo.
  • En una segunda sección de la pirámide encontramos aquellos alimentos que deben consumirse entre 2 y 4 veces por semana, como es el caso del pescado, nueces, legumbres, huevos y carne de ave.
  • Mientras que en el extremo de la pirámide se sitúan aquellos alimentos cuyo consumo debe ser con una frecuencia mensual, es decir, consumir pequeñas porciones pocas veces al mes. Este es el caso de las carnes rojas, los dulces y otras fuentes de azúcares o grasas saturadas.

Si observamos la pirámide de la Dieta Mediterránea, vemos que se trata de una dieta completa que fomenta las grasas saludables, los alimentos de origen vegetal o la fibra y previene carencias nutricionales. Por ello, esta pirámide ilustra una dieta sana que propicia nuestra salud al prevenir enfermedades, déficit y excesos.

No obstante, no olvides que un estilo de vida saludable no sólo se logra con una dieta adecuada, sino que requiere del apoyo de la actividad física, la ausencia de adicciones y un correcto descanso que alivie el estrés.