Las estrellas creen en Gruit

  • By
  • On 30th octubre 2014

La Vía Láctea, galaxia de la que forma parte nuestro sistema solar, se calcula que contiene unos 100.000 millones de estrellas. Según la mitología griega, Hera, la esposa de Zeus, dio origen a la Vía Láctea al ser derramada su leche cuando retiró de su pecho, de una forma brusca, al hijo bastardo de Zeus, Heracles –o Hércules-.

Desde los tiempos más remotos, el hombre ha buscado respuesta a situaciones que le eran inexplicables, encontrando en la mitología la herramienta idónea para dicho vacío. Fueron los griegos los que empezaron a bautizar algunas estrellas y constelaciones con nombres de su prolífica mitología, costumbre que se ha ido enriqueciendo a lo largo de la historia. Durante la Edad Media y el Renacimiento los astrónomos continuaban bautizando planetas, estrellas y constelaciones con nombres de dioses y héroes de la mitología grecorromana. Hasta que en el siglo XX notaciones numéricas sustituyeron esta tradición.

Pero este post no quiere tratar de las estrellas como el objeto astronómico que brilla con luz propia y que compone nuestro mapa celeste. Las estrellas en torno a las cuales gira nuestro post son mucho más modernas y mundanas. Se conceden a los establecimientos de restauración en referencia a distintos parámetros fijados por sus propios jueces, al destacar en calidad, creatividad y esmero de sus platos. Además del símbolo estelar, hay casos en los que también se asignan de uno a cinco cubiertos en función del confort y el servicio con que se sirve a los clientes cuando se trata de un restaurante, o de una a cinco casas por el mismo criterio si se refiere a un hotel.

alta cocina, cerveza artesana, maridaje con cerveza, cerveza gruiSí, lo habéis acertado. Hablamos de las estrellas Michelin. Estrellas que nacieron a finales de los años 20 y se fueron desarrollando gradualmente hasta comienzos de los años 30. Su clasificación fue fijada en 1936 y hoy en día aún se mantiene:

  • Tres estrellas: indican una cocina excepcional que justifica de por sí el viaje.
  • Dos estrellas: señalan calidad de primera clase en su tipo de cocina.
  • Una estrella: designa un restaurante muy bueno en su categoría.

Tener una o más estrellas de la Guía Michelin supone que un restaurante no sólo es uno de los mejores de su país, sino que también es uno de los mejores del mundo. En la actualidad, cerca de 2.000 restaurantes de todos los países que cubre la guía, tienen estrellas.

Y aquí es donde el título de nuestro post adquiere significado, puesto que desde hace unos meses se lleva a cabo una campaña de presentación de las cervezas Gruit en algunos de los restaurantes más prestigiosos de nuestro país y con más estrellas Michelin de España.

Esta andadura empezó en Cataluña ya que, por proximidad, se trata de la Comunidad Autónoma en la que podemos realizar un trabajo más directo y exhaustivo. Como punto de partida escogimos dos de los restaurantes más laureados de nuestro país: EL CELLER DE CAN ROCA en Gerona y SANT PAU en San Pol de Mar, y en ambos la acogida de las Gruit fue gratamente favorable.

cervezas Gruit, Gruit beers, cerveza y alta cocina, estrellas Michelin, maridaje con cervezaSiguiendo este camino, después de la respuesta de dos de los grandes, estamos presentando nuestro producto en otros restaurantes con estrellas Michelin del ámbito catalán. Tenemos que decir que estamos muy satisfechos puesto que la acogida está siendo muy positiva y tenemos la certeza de que pronto veremos brillar nuestras cervezas en muchos de estos establecimientos. En estos momentos os podemos asegurar que el valor añadido de las Gruit en cuanto a sabores y aromas está dejando perplejos a más de uno de los summeliers que las han probado y esperamos que en breve podáis encontrarnos en muchos de los restaurantes que cuentan con estrellas Michelin.

Es un placer para todo el equipo Gruit Projects dar noticias como estas. Creemos que el maridaje de la cerveza artesana y la alta cocina es un gran universo, nuevo y prácticamente inexplorado, del que queremos ser partícipes. Es por ello que pedimos “larga vida a las Gruit y a las estrellas que la hacen brillar”.